Poesía, Narrativa y Ensayo 23 de noviembre, 2018

SOMOS DEL INTERIOR -SEGUNDA PARTE-

Escribe: Gustavo Contrera.

Juan es solterón, de unos sesenta y pico, regordete, coleccionista de aromas corporales. Siempre realiza sus ejercicios de ventilación, orales e intestinales.
 
Claro, por vivir solo. Mamita cuando va a comer con sus parientes. Se empieza a hinchar, por la costumbre vio, no eructa, no realiza ningún acto de flatulencia. Una vez, una vecina, que también estaba invitada a comer, estaba escondida en el placar del baño (no preguntar por qué), e imprevistamente ingresa Juan apurado, y luego de sentarse en el inodoro, agarró con todas sus fuerzas el caño de la pileta gritando ¡ohhhhhhh my goooood! Ella fue testigo de algo parecido al despegue del APOLO 13. ESPETACULARRRR EL ESTRUENDO.
 
Juan es remisero, pero alto remisero. Maneja una Mercedes. Solamente es chofer de alta gama. Pero debido a su atracón se encuentra de licencia.
 
Cierto día Juan recibe un llamado de su patrón. Debía sí o sí ponerse su uniforme e ir a buscar a una mansión en Pilar, a Roberto Jorge Pico Truncado, un magnate. Al cortar la comunicación, nuestro ambiente cambió, las paredes estomacales se contrajeron, empezamos a notar un cierto nerviosismo en Juan. Ya no era el interior, ese ambiente relajado. Dos horas después, estábamos junto a Juan en el porche de la mansión.
 
El mayordomo le comunica a Juan que el señor se iba a demorar y que pase a esperarlo. Nos condujo por una puerta trasera, a una cocina. Perkins, que así se llamaba, le indica a Juan que se siente y lo invita a servirse algo de comer, mostrándole la gigantesca heladera. 
 
Y así fue como comienza el evento más importante de nuestras vidas. El CIRQUE DU SOLEIL será de ahora en más, un pis en el mar.
 
Juan abre esa inmensa e inmaculada puerta de heladera, y lo que allí se ve, es un cuadro de SALVADOR DALÍ, colores y figuras surrealistas. Atacó Juan con una pata de pavo, mientras que con la mano izquierda, tipo pala, cavó sus dedos dentro de una ensalada rusa, huevo, mayonesa, zanahoria, alcaparras e hinojo. Soltó la pata y les dio el honor a unos langostinos con salsa golf. Se los comía como palitos salados. 
 
Ante un primer empaste, trata de acomodar los tantos, empinando una botella de champagne que estaba abierta. La cantidad de burbujas de la bebida mencionada, ocasionó un pequeño percance. Los langostinos salieron despedidos tipo misil por su nariz.
 
Obvio esto no impidió que continuara con su intervención gastronómica. Ustedes hasta ahora no se imaginan la envergadura de nuestros frágiles sentimientos, al contemplar, tal bendición caída del cielo. Caía de todo.
 
Todo bien “man”. Pero algo sucedió. Había a un costado un gigantesco pan casero.
 
Juan cortó dos fetas y comenzó a crear el más espectacular de los sándwich. Paso a describirlo. Untado con un pan de manteca, posó dos fetas de queso sardo, jamón crudo, huevos duros, lechuga, tomate, pepino, pimienta, morrones, cebolla, un pote de kétchup, y colocó de un plato que se encontraba detrás de todo, tres milanesas.
 
Juan les mando las tres al emparedado.
 
Ohhhhhhhhh. “Algo huele mal en Dinamarca (SHAKESPEARE)”. Una de las milanesas parecía tener un pulóver. Era pelusa verde. Pero pelusa verde mal. Juan ¡NO LA VIO! En cinco minutos el sándwich desapareció.
 
Luego de caer este, Juan al no confiar más en el champagne, se bajo media botella de coñac.
 
Ete aquí, que empezamos nuestra tarea profesional. 
 
Seleccionando, degustando, clasificando todo ese material ingerido. Había trabajo, y mucho.
 
Juan estaba exhausto. Casi medio en pedo y reventado por el atracón, fue anoticiado, que Pico Trucado ya se encontraba disponible para partir.
 
Cuando Juan llegó al Mercedes, su cliente ya se encontraba sentado detrás. Buenas noch…bruuoooookkk, dijo Juan. Pico Truncado no entendió bien lo que dijo, pero saludo cortésmente (será nórdico, pensó).
 
Nuestra tarea era intensa, pero le ponemos el pecho a las balas, por algo somos gente del interior.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

CAMINANDO 315, NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

POÉTICA

Escribe: Omar Manuel Calvo Rey.

PUEBLOMÍO

Poema de Caro Medina Virces.

EL PLACER DE COMPARTIR 18

Poema del Dr. Guillermo Ara.

CAMINANDO 314, NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

JOLGORIO DE AMOR

Escribe: Caro Medina.

Subir