Poesía, Narrativa y Ensayo 26 de noviembre, 2018

SOMOS DEL INTERIOR -TERCERA PARTE-

Escribe: Gustavo Contrera.

Todo bárbaro, pero a un costado, para el lado del esófago, estaba la milanesa “peluda”. Al principio estaba quieta, pero de a poco se empezó a mover. Por debajo empezaron a aparecer unos tipitos, parecían los ALL BLACK. En total eran como setenta y dos. De la otra punta salían unos color amarillo tipo los WALLABIERS, más o menos ciento cuatro. Y de no sé donde, ¡SÍ! los nuestros. LOS PUMAS, ¡vamos carajo todavía!
 
Ooooooooooooo….oooooooooooooo……….ooooo cantaban los doscientos veinte.
 
De algún lado cayó la pelota de rugby, y ese fue el comienzo del fin.
 
Al principio un scrum, un tackle, una a cargar, pero después fue una guerra campal. Todos contra todos. Se cagaban a palos. Volaban brazos, orejas, ojos. Una masacre. El lugar se volvió siniestro. El aire se hacia irrespirable.
 
Juan dobló en la última curva del interior del country. Sus orejas estaban bordeaux. El ruido estomacal se tornaba ensordecedor. El temblor de sus manos le dificultaba el manejo. Le caía una baba finita por la comisura de los labios, los ojos amarillos, el sudor, le penetró por la raya del trasero. 
 
En su interior el calor rondaba los 50º, los rugbiers sobrevivientes, intentaron la huida desesperada.
 
Buenas Noches, dijo el señor de vigilancia, agachándose para identificar al conductor (a Juan) y solicitarle el ticket de salida. 
 
Cuando Juan bajó la ventanilla y le quiso explicar a diez centímetros de la cara del vigilancia, los héroes de la contienda habían emprendido una carrera veloz hacia el exterior. El vómito fue
atroz y cruel. Dio de lleno en la cara del inclinado vigilador. La segunda línea que venía detrás, inundó su gorra. Los más débiles, lesionados gravemente, salieron por detrás, a pesar que Juan, por todos los medios quiso impedir su fuga, cerrando el orto. El olor nauseabundo era de una calidad ISO 9000. Pico Truncado. Pobre Pico Truncado.
 
Logramos escondernos durante la batalla. Seguimos aun en el interior. Nos gusta el interior. Somos del interior.
 
Y como dijo Raúl Ricardo Alfonsín. “Un médico por favor”.
Volver a la home

MÁS ANTIGUAS

ALMA PURA

Por Caro Medina Virces.

AGNOSTICISMO

Por Caro Medina Virces

DE MÁXIMAS DECORO Y MORAL

Escribe: Caro Medina Virces.

N O D E S E S P E R E S

Escribe: Caro Medina Virces.

I N T E R R O G A C I O N E S

Por Caro Medina Virces.

AQUÍ ESTOY YO

Poema de Caro Medina Virces.

CAMINANDO 316, NOTAS AL PASO

Escribe: Raúl Usanza.

Subir